El objetivo principal de RESECOM es organizar un sistema de seguimiento de las plantas y hábitats de mayor interés para la Unión Europea. Para ello se generará una red de observadores, tanto profesionales como voluntarios, y se diseñarán protocolos sencillos pero robustos científicamente, adaptables a distintas situaciones.

Los datos obtenidos de esta forma en campo permitirán detectar cambios y analizar tendencias en las áreas de distribución, áreas de ocupación, y abundancias poblacionales, así como cambios en la estructura y diversidad contenida en algunos hábitats que por su pequeño tamaño, densidad, o posición espacial, escapan a los sistemas de control remoto más frecuentemente utilizados (comunidades de rocas, pastos, saladares, turberas…). Se buscarán igualmente posibles relaciones entre todos estos cambios y los dos principales motores de cambio global: el cambio de usos del suelo y el cambio climático.

Necesitamos ir más allá de los modelos teóricos y obtener evidencias reales y fiables para certificar el buen o mal funcionamiento de nuestra biodiversidad, lo que nos permitirá disponer de más tiempo para frenar su deterioro o la desaparición de poblaciones o especies.